Observador permanente de la Santa Sede ante la FAO sobre el reto Hambre Cero 2030: “Tenemos que invertir en paz”

“Todos podemos ayudar, nadie sobra ni nadie puede darse por evadido a la hora de dar la cara al hambre. Esta lacra no es cuestión de que la erradiquen los gobiernos y las organizaciones internacionales. Es entre todos que podemos derrotar el hambre, y para ello basta querer”.

Mireia Bonilla

19 octubre, 2017, 11:05 am
5 mins

El 16 de octubre, el Papa Francisco visitó la Sede romana de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, convirtiéndose en su segunda visita desde que está en el Pontificado. Y lo hizo en el día en el que se celebraba la Jornada Mundial de la Alimentación. Con ocasión de esa visita del Papa, Radio Vaticana entrevistó a Monseñor Fernando Chica Arellano, Observador permanente de la Santa Sede ante la FAO.

Monseñor Fernando Chica habla acerca del reto del Hambre Cero, una iniciativa de la FAO que pretende para el 2030 erradicar el hambre en el mundo, asegurando que “este reto últimamente se está complicando”. El 15 de septiembre pasado, tras el conocimiento de unos “datos alarmantes”, el Observador permanente afirma que “el hambre está repuntando en el mundo”.

“Llevábamos tres lustros en descenso y ahora estamos en 815 millones de personas que sufren hambre, esto quiere decir que hemos crecido 38 millones de personas más en esta situación en pocos meses, lo cual nos está informando que si no cambiamos el rumbo y las cifras se invierten, será bastante complicado alcanzar este reto de Hambre Cero para 2030”, explica en los micrófonos de Radio Vaticana.

Además, monseñor Fernando Chica cita las claves para que entre todos podamos ayudar a que este reto se cumpla, considerando que en primer lugar debemos convencernos: “Todos podemos ayudar, nadie sobra ni nadie puede darse por evadido a la hora de dar la cara al hambre”. También invita a conjugar el verbo querer: “Esta lacra no es cuestión de que la erradiquen los gobiernos y las organizaciones internacionales”, asegura, si no que “es entre todos que podemos derrotar el hambre, y para ello basta querer”. Por último, invita a conjugar el verbo compartir. No desperdiciar alimentos, aumentar lo que dedicamos a la solidaridad para con los más pobres o no tirar nada de lo que hay en la mesa, son otras de las iniciativas a las que nos empuja para ayudar a alcanzar el Hambre Cero en 2030.

La Jornada Mundial de la Alimentación coincide este año 2017 con el momento en el que más personas han sido forzadas a huir de sus hogares desde la II Guerra Mundial debido al aumento de los conflictos y la inestabilidad política que en muchas partes del mundo se está viviendo. Fernando Chica asegura que “nadie quiere dejar su tierra por gusto”, es por ello que el aumento de la violencia, de los conflictos, y sobre todo el incremento de los desastres naturales, “aumentan el hambre, y con el hambre se aumentan las grandes bolsas de migración forzada”. Además, continúa, si queremos derrotar el hambre “tenemos que invertir en paz”.

Asimismo, en relación a una afirmación hecha por la FAO en la que se lee: “Hoy día hay suficientes alimentos en el mundo para que cada ser humano lleve una vida sana y productiva”, monseñor explica cuáles son los problemas que dificultan que esos alimentos lleguen a las manos de todos: “La paradoja es realmente triste, hay comida para todos pero no todos pueden comer”, y continúa: “Podemos acabar con el hambre si invertimos más en justicia, en igualdad, si facilitamos que en el hemisferio sur los alimentos no se pierdan”. “Los alimentos se producen, pero por falta de infraestructuras, de locales donde almacenarlos, de carreteras viables, estos alimentos no llegan a la mesa del consumidor”. Aunque no se trata únicamente del hemisferio sur, ya que en el hemisferio norte los alimentos “tampoco llegan como se debiera”, porque muchas veces en el hemisferio norte “hay un lujo, un desperdicio, un despilfarro que hace que los alimentos se queden rescindidos a unas pocas bocas y haya muchas que no tengan el alimento que precisan cada día”, concluye.

_______________________
Fuente: http://es.radiovaticana.va

Escribe para Vatican News.