Servicio, compromiso y motivación: el rol de los guardias papales

La labor de estos voluntarios será acoger, informar y ubicar a los peregrinos que llegarán hasta el campo eucarístico de Maquehue, para participar de la Santa Misa.

Prensa CECh

13 diciembre, 2017, 10:47 am
3 mins

El sábado 9 de diciembre, un centenar de guardias papales se reunieron en el Colegio de Humanidades del Sagrado Corazón de Jesús de Villarrica, para capacitarse en este rol ad portas a la visita del Papa Francisco en 2018.

La labor de estos voluntarios será acoger, informar y ubicar a los peregrinos que llegarán hasta el campo eucarístico de Maquehue, para participar de la Santa Misa. Una labor de vital importancia para el buen desarrollo de esta jornada histórica para La Araucanía. Los voluntarios nos comparten sus testimonios y cómo se atrevieron a asumir este desafío.

Juan es guardia papal de la Parroquia San Sebastián de Freire. Además de este voluntariado, el integra el grupo de baile Team Santa Cruz, que hace algunas semanas viralizó la popular coreografía de “Mi Paz les doy”. A solo un mes de vivir esta experiencia, Juan nos da sus impresiones acerca del importante rol que tendrán los jóvenes en esta visita apostólica. “Queremos motivarlos para unir nuestras fuerzas y energías para hacer crecer nuestra Iglesia, ese es el mensaje que nos entrega hoy el Papa Francisco. Que seamos testimonio de vida y que nosotros, los jóvenes, seamos capaces de sacar nuestra Iglesia adelante”.

Fernando nos señala que “ser guardia papal es un acontecimiento histórico” y desde su rol como coordinador de la Pastoral Juvenil diocesana, señala que “para nosotros es muy importante ser parte de este servicio, es una experiencia de vida que no sabemos en cuánto tiempo más podremos volver a vivir. Servir al sucesor de Pedro que viene a entregarnos la paz, a acompañarnos como Iglesia de la Araucanía, por eso es tan importante para los jóvenes ser parte de esta experiencia”.

“Desde que me dijeron ¿quieres ser guardia papal? Dije que sí, ¡cómo no intentarlo, si es una forma más de ayudar en la visita del Papa!”, agrega Cristina, quien participará como voluntaria junto a su novio Pedro y otros miembros de su familia. Compartiendo la misma comunidad parroquial de Cherquenco, Mauricio señala que “este voluntariado es una acción concreta, en la cual los jóvenes debemos aportar a nuestra Iglesia y esta es una buena instancia para poder hacerlo”.

Agradecemos la disposición y compromiso de todos los voluntarios que a lo largo de la diócesis dirán presente en el campo eucarístico de Maquehue. Deseamos para todos los fieles una jornada de regocijo en Cristo, amor y esperanza para nuestra amada Araucanía.

_______________________
Fuente: Comunicaciones Villarrica / www.iglesia.cl

Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal de Chile, donde se dan a conocer noticias relacionadas con la Iglesia chilena y mundial.