CINE. “Frantz”

La película combina magistralmente la delicada introspección en los sentimientos, la cuidada reconstrucción de época, la compleja situación entre el resentimiento y el perdón, el melodrama y el suspenso.

José María Poirier

23 Mayo, 2017, 5:25 pm
3 mins

Quienes conozcan el viejo film Remordimiento del director judío-alemán naturalizado norteamericano Ernest Lubitsch (1892-1947), basado en una pieza teatral del francés Maurice Rostand (1891-1968), conocerán el desenlace de este drama que no pueden adelantar estas líneas en atención al resto de los lectores.

Con una fascinante fotografía que alterna el blanco y negro con el color, el muchas veces polémico director francés François Ozon, presenta el encuentro en el cementerio de un pequeño pueblo alemán, después de la Primera Guerra Mundial, de una joven que llora a su novio muerto en Francia y un muchacho francés que va a visitar la misma tumba para llevar flores.

Ella se llama Anna y es de una estupenda belleza y dulzura. Adrien, cuya figura puede recordar a Marcel Proust, es melancólico y reservado. Anna, que vive con quienes iban a ser sus suegros y que la tratan como a una hija, invita al francés a su casa. Superados los primeros prejuicios en la familia (hacía poco que había concluido esa guerra que se cobró diez millones de muertos y el doble de heridos), no pueden evitarse los rencores en el pueblo.

Después de intercambiarse cartas y cuando todo indicaría que tanto el francés como la alemana están en camino de formalizar una relación, ante el repentino silencio de Adrien, Anna decide ir a encontrarse con él en París. Allí conoceremos los secretos de la historia y a su madre, rica y posesiva. El peso de la conciencia agobia al muchacho. En Anna, en cambio, logra prevalecer la esperanza después de tanto luto.

Los dos son almas sensibles y finas: aman la música y el arte. Pareciera que juntos podrían exorcizar tanto sufrimiento. En los recuerdos, el actor Anton von Lucke personifica al añorado Frantz.

El alegato pacifista de Maurice Rostand encuentra en la obra de Ozon otros acentos y otros senderos interiores, como si no quisiera llegar nunca al corazón de la historia. ¿Es un amor imposible? ¿Es más fuerte la debilidad que la esperada recuperación?

En Paula Beer y Pierre Niney se demuestran dos formidables actores. Y la historia de ellos difícilmente el espectador pueda (y quiera) olvidar. La película combina magistralmente la delicada introspección en los sentimientos, la cuidada reconstrucción de época, la compleja situación entre el resentimiento y el perdón, el melodrama y el suspenso.

FICHA

Francia, 2016.
Dirección: François Ozon.
Intérpretes: Paula Beer, Pierre Niney.

* Desde el 25 de mayo en los cines nacionales.

__________________
Fuente: Revista Criterio de Argentina.

Director de revista Criterio de Argentina.

Leave a Reply

  • (not be published)