Ecuador: Yorbelys y Rafael, viajando con un deseo y una oración

El Servicio Jesuita a Refugiados ofrece apoyo de transición a familias como la de Rafael y Yorbelys para que puedan obtener soluciones habitacionales sostenibles fuera del refugio.

Servicio Jesuita a Refugiados

10 octubre, 2019, 3:11 pm
3 mins

Levantar una familia con dos niños pequeños en Venezuela se estaba convirtiendo en algo excepcionalmente difícil para Yorbelys y Rafael, una joven pareja de Portuguesa. Ya no tenían electricidad ni gas en su hogar y ni siquiera pudieron pagar las medicinas cuando Yorbelys enfermó. Antes, Rafael solía encontrar algún trabajo en Colombia para llegar a fin de mes, pero finalmente la familia tuvo que abandonar Venezuela en busca de una vida mejor.

Rafael tuvo que dejar a la familia en Venezuela y viajó a Bogotá, Colombia. Pasó noches durmiendo en la calle mientras buscaba trabajo y alojamiento. Al poco tiempo, Yorbelys le siguió, llevando consigo a sus dos hijos. Fue un viaje arriesgado y los niños sufrieron enfermedades en el camino.

La familia se reunió en Bogotá, pero fue extremadamente difícil conseguir una vivienda. La capital colombiana resultó ser un lugar difícil para encontrar un hogar. Víctimas de discriminación —nadie les quería alquilar un apartamento—, tuvieron que vender en la calle sus pertenencias para pagar su alojamiento cada noche en un hotel. Esto no tardó en hacerse insostenible, obligando a la familia a trasladarse a Ecuador.

En Ecuador, la familia volvió a encontrarse en una situación desesperada. Los fondos se estaban agotando, ya que en Quito también tenían que pagar una habitación de hotel… hasta que fueron enviados a un refugio gestionado por el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS). «Nos quedamos muy sorprendidos, boquiabiertos, al ver aquel hermoso espacio dispuesto para que las familias construyan una comunidad», dijo Rafael.

Este refugio era exactamente lo que necesitaban para recuperarse. Cada familia tiene su propia casa, con baño, cocina, sala de estar y dos dormitorios. “Aún nos cuesta creer que nos hayan apoyado, ofreciéndonos alimentos, artículos de baño y una hermosa casa temporal donde criar a nuestros hijos. Encontramos una comunidad con las otras familias en el refugio. Aquí todos somos una familia y nos ayudamos cuando es necesario», dijo Yorbelys.

Más que nada, el refugio da estabilidad a la familia, algo que Yorbelys y Rafael querían para sus hijos en Venezuela. Ahora tienen la posibilidad de inscribir a su hijo mayor en la escuela. El JRS ofrece apoyo de transición a familias como la de Rafael y Yorbelys para que puedan obtener soluciones habitacionales sostenibles fuera del refugio. Rafael y Yorbelys expresaron su gratitud por el refugio que encontraron a través del JRS. La pareja dijo: “Nos ayudaron cuando más lo necesitábamos y continuarán ayudándonos. Le estamos agradecidos al JRS», dijo Yorbelys.

_________________________
Fuente: https://jrs.net

El Servicio Jesuita a Refugiados es una organización católica internacional que trabaja en más de 50 países, con la misión de acompañar, servir y defender los derechos de los refugiados y desplazados forzosos.