El Evangelio que anunciamos las mujeres. “Id por el mundo y proclamad la Buena Nueva”

Jesús nos llama a creer. Nos dice: “El que crea... se salvará”. Creer es vivir con él, es esperar en él, es comenzar a hacer vida el Reino hoy y aquí, es poder apreciar y disfrutar la vida, lo que somos.

Carolina Reyes Ovalle

14 mayo, 2018, 4:25 pm
4 mins

Domingo 13 de mayo
Id por el mundo y proclamad la Buena Nueva” (Mc 16, 15-20)

Esa es la misión a la que somos enviados desde siempre, ese es el centro de nuestra misión. Aún más, Jesús nos envía a dar la Buena Nueva a toda la Creación. Esta Buena Nueva es un ofrecimiento universal, aquí cabemos todos, caben los niños, sobre todo quienes son abandonados y que viven lejos un hogar; caben todos los jóvenes, que están estudiando y a la vez trabajando para ayudar a sus familias. Caben quienes se sienten perdidos y atraídos por otros caminos y quienes andan en busca de proyectos y quieren forjarse un futuro mejor; caben los inmigrantes que están tan lejos de su patria buscando un futuro para ellos y sus familias; caben también los abuelos abandonados por sus seres queridos, también quienes viven rodeados por sus familias y valorados por su experiencia; aquí cabe cada hombre y cada mujer con sus vidas a cuestas, con sus experiencias, alegrías y dolores.

Jesús nos llama a creer. Nos dice: “El que crea… se salvará”. Creer es vivir con él, es esperar en él, es comenzar a hacer vida el Reino hoy y aquí, es poder apreciar y disfrutar la vida, lo que somos. Con él, nuestra vida adquiere un nuevo significado, donde la esperanza es mayor a la desolación, donde ya nada es un rotundo “no”, ni siquiera la muerte. A pesar de tanta crisis e incoherencia que agobia a nuestra querida Iglesia, es la experiencia de su amor, la que no nos permite volver atrás en este camino.

La fuerza de este llamado es tan potente, que los discípulos de ayer “salieron a predicar por todas partes”, nos dice san Marcos, y san Lucas agrega: “Ellos, después de postrarse ante él, se volvieron a Jerusalén llenos de alegría”, sin temor, sin dudar; y los discípulos y discípulas de hoy, a pesar de todo, seguimos aquí, fieles, porque le creemos a Jesús, creemos en su amor, como las mujeres al pie de la cruz, como las mujeres que fueron al sepulcro al alba, ahora esta vez también dispuestas a correr, a arriesgar, a anunciar a toda la creación que ¡Jesús, el Señor de la Vida, ha resucitado!

* ¡Queridas amigas y compañeras de ruta, queridos amigos! Desde el primer domingo de Cuaresma, y hasta el último domingo del año litúrgico 2018, estaremos compartiendo con ustedes una reflexión sobre el Evangelio dominical. Con ello queremos visibilizar y compartir un comentario dicho por mujeres sobre la Palabra. Pueden encontrar todos los comentarios anteriores en Facebook, Mujeres Iglesia Chile, y en la página de la Revista Mensaje: https://www.mensaje.cl/category/noticias/iglesia/

_________________________
Fuente: https://www.facebook.com/MujeresIglesiaChile/

Parroquia San Francisco de Sales. Mujeres – Iglesia Chile.