El Evangelio que anunciamos las mujeres. “Y esa será para ustedes la oportunidad de dar testimonio de mí”

No nos quedemos solo en el signo, es tiempo de trascender, de sacudir nuestro Chile dormido.

Pamela Robles Espinoza

18 noviembre, 2019, 10:23 am
5 mins

Domingo 17 de noviembre
Y esa será para ustedes la oportunidad de dar testimonio de mí
Lucas 21, 5 -19

Para iniciar este comentario quisiera que nos situáramos en el hoy y contempláramos en qué estamos… seguro que ninguna de nosotras es la misma de hace un mes atrás…

Contemplemos nuestras relaciones personales, el trabajo, los estudios, pensamientos y miradas. Lo que vivimos y lo que hoy pensamos nos ha cambiado o nos ha “despertado”. Es obvio que no vamos a volver a la misma rutina, siendo la misma persona y quizás es esa la mirada a la que nos invita hoy el Evangelio, ya nada va a ser “normal”, que la normalidad es reconocer que tenemos distintas visiones de un mismo hecho, que la crisis está, que hay un estallido social que nos tiene que enseñar algo nuevo. En el fondo, no podemos desconocer que hemos vivido cambios, cambios que nos han transcendido y nos invitan a vivir de otra manera, nos invitan a reconstruir la historia, mi historia, tu historia de otra manera, no podemos permitir que los signos de destrucción y violencia, la violación a los Derechos Humanos siga acabando con nuestras relaciones, con nuestra paz interior…

Nuestra tarea en el hoy es vivir nuestra vocación Profética, nos hace falta ser profetas que podamos dar testimonio de ser agentes constructivas, que nuestra sabiduría de mujeres nos ayude a sanar las heridas que deja la vivencia de estar un mes llenas de signos: algunos que nos dividen y otros que nos unen. Nuestra sabiduría es descubrir que en la acción de sacar mi cacerola, gritar, saltar, caminar, salir a marchar, crear mi cartel, comentar en la web, etc., me lleva a reconocer a la vecina que quizás ni sabía que existía y que juntas podemos crear cambios, salir de mi propio espacio, es quizás darme cuenta de lo valioso que es ver a los demás y como ellos/as viven o “sobreviven”.

¿Y ahora qué me queda? ¿Qué continúa?… Seguir anunciando que Dios nos invita a volver, una y otra vez, a optar por la vida… ¡Vamos! No nos quedemos solo en el signo, es tiempo de trascender, de sacudir nuestro Chile dormido. Es seguro que Jesús nunca dijo que el fin del mundo y de la historia eran necesarios para la llegada del reinado de Dios. No era un iluso, aunque fuera un “profeta” patológico. Lo que hay que entender más bien, es que algo nuevo y “definitivo” estaba surgiendo con Él y con su llamada a la conversión y a buscar a Dios con toda el alma y todo el corazón, en medio de los acontecimientos de la vida.

Que tengan buen domingo, “las llamo a Ser Mujeres plenas, a Sufrir por el Dolor ajeno, a ser Solidarias y Sensibles, a Enamorarse todos los días, a ser Ágiles, Livianas como las Mariposas y Fieras contra la Injusticia” (G. Marín).

* Queridas hermanas, queridos hermanos, les enviamos una nueva homilía del Evangelio que anunciamos las mujeres. Nos alegramos y agradecemos los ojos y la voz nueva de mujeres que se atreven a decir y orar el Evangelio para nuestras comunidades. Estas van enriqueciendo nuestra capacidad de comprender y ampliar el mensaje de Jesús. Pueden encontrar todos los comentarios anteriores en Facebook: Mujeres Iglesia Chile, en la página de la Revista Mensaje: https://www.mensaje.cl/category/noticias/iglesia/ y en la página: https://www.kairosnews.cl

_________________________
Fuente: https://www.facebook.com/MujeresIglesiaChile

Mujer, Religiosa, Misionera Dominica del Rosario. Calama. Con “alguna” experiencia de trabajo pastoral con mujeres y jóvenes. Trabajé muchos años en JPIC, fui coordinadora de DD.HH. en Perú por seis años y Coordinadora de la Veeduría Ciudadana de Lucha contra la trata de personas... ciudadana del mundo y mujer que desea aportar donde sea necesario. Mujeres Iglesia Chile.