El Servicio Jesuita a Refugiados publica su Informe Anual de 2017

Detalles del impacto que han tenido en las vidas de casi 640.000 personas, durante el año pasado.

Servicio Jesuita a Refugiados

06 septiembre, 2018, 2:37 pm
4 mins

El Informe anual de 2017 del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) ofrece los detalles del impacto que han tenido en las vidas de casi 640.000 personas, durante el año pasado, nuestros programas para atender a las necesidades de los refugiados y otras personas desplazadas por la fuerza en 52 países en todo el mundo.

En 2017, el JRS se reafirmó en su compromiso con soluciones a largo plazo para los refugiados a través de sus programas de educación. Más de 184.400 refugiados se matricularon en los cursos formales e informales de educación del JRS, 30 mil más que en 2016. Estamos en camino de alcanzar los objetivos de la Iniciativa Global de Educación (IGE), un ambicioso plan para aumentar la cifra total de personas atendidas en los programas de educación del JRS de los 150 mil de 2015 a 250 mil en 2020. Dos años después de poner en marcha esta campaña de cinco años, el JRS ya ha inscrito a otros 54.987 refugiados en sus cursos de educación, alcanzando el 55% del objetivo de la IGE. También diseñamos un nuevo programa de formación de docentes y reclutamos a un equipo global de especialistas en educación en emergencias. Desde el comienzo de la campaña, ya hemos recaudado el 39,8% de los 35 millones de dólares que nos marcamos como objetivo de captación de fondos de la IGE.

Los programas de apoyo psicosocial fueron otro punto álgido de nuestra respuesta de 2017 a las necesidades de los refugiados. Mediante estos se promueve la recuperación de la salud de las personas y se fortalece su capacidad de resiliencia, a la vez que se contribuye a la cohesión de toda la comunidad. En 2017, el JRS brindó asistencia psicosocial y de salud mental, así como atención religiosa pastoral, a 164.383 personas.

El sufrido pueblo de Siria siguió estando en el centro de nuestras preocupaciones en 2017, tanto en ese país devastado por la guerra como en los países vecinos donde los refugiados sirios luchan para sobrevivir en el exilio. Dentro de la propia Siria, el JRS ha estado ayudando a los desplazados internos en Damasco, Homs y Alepo, así como en los alrededores de las tres, desde el comienzo del conflicto ya hace siete años. En 2017, servimos 2,5 millones de comidas en Siria, proporcionamos servicios de salud a 22.400 personas y distribuimos cestas con comida y artículos no alimentarios a más de 48.000 personas.

Nuestro Informe Anual de 2017 también recoge historias de refugiados como la de Sa’ad, un joven sirio que ha soportado dificultades que ningún niño debería tener que soportar, y que, sin embargo, ha podido encontrar esperanza y amor a través del esmerado acompañamiento del personal del JRS. La mitad de la cifra récord de 68,5 millones de personas desplazadas por la fuerza en el mundo el año pasado eran niños como Sa’ad.

Inspirado por el liderazgo del Papa Francisco a actuar con valentía y apoyar a los refugiados, el JRS sigue buscando nuevas y mejores formas de servir a las personas desplazadas más vulnerables en todo el mundo. “El compromiso del JRS de viajar con los refugiados no flaquea. Ya sea que se necesite acompañamiento pastoral o preescolar, formación docente o construcción de paz, el JRS tratará de estar presente”, dice el Director Internacional del JRS, P. Thomas H. Smolich sj.

Revisa el Informe aquí (en inglés).

_________________________
Fuente: http://es.jrs.net

El Servicio Jesuita a Refugiados es una organización católica internacional que trabaja en más de 50 países, con la misión de acompañar, servir y defender los derechos de los refugiados y desplazados forzosos.