Llamamiento para que la vacuna contra el Covid-19 sea de dominio público

Para que esté disponible para todos, la vacuna debe ser liberada de cualquier patente. Debe ser de dominio público. Esto permitirá a gobiernos, fundaciones, organizaciones sin fines de lucro, individuos filantrópicos y empresas sociales a dar un paso adelante para producir y/o distribuirla en todo el mundo.

Ciudad Nueva

06 mayo, 2020, 6:45 pm
9 mins

Mientras la pandemia del Covid-19 sigue causando estragos en todo el mundo, la investigación para encontrar una vacuna eficaz continúa, tanto por parte de la industria farmacéutica como de los centros públicos. Todos están de acuerdo con la idea de que, a fin de cuentas, la única forma de erradicar definitivamente la pandemia consiste en disponer de una vacuna que pueda ser administrada a todos los habitantes del planeta, vivan en zonas urbanas o rurales, sean hombres o mujeres, o habiten en países ricos o pobres.

La efectividad de una campaña de vacunación se basa en su universalidad. Los gobiernos deben poner a disposición la vacuna de forma gratuita. Solo quienes deseen un servicio especial deberían tener que pagar por los servicios y la vacuna.

Para que las vacunas puedan estar a disposición de todos, no deben estar sujetas a ninguna patente. Deben ser de dominio público. Esto permitirá que los gobiernos, las fundaciones, las organizaciones no gubernamentales, los filántropos y las empresas sociales (es decir, empresas creadas para resolver problemas de la gente sin obtener ningún beneficio personal) sean capaces de producirlas y/o distribuirlas por todo el mundo.

La búsqueda de una nueva vacuna es un proceso largo (el tiempo establecido es aproximadamente de 18 meses en el caso de la pandemia actual, lo que ya supondría un récord absoluto de rapidez). Esta investigación es cara.

Muchos laboratorios comerciales que participan en la investigación esperarán un alto retorno por su inversión. Necesitamos encontrar una fórmula que ofrezca un retorno justo a cambio de que la vacuna sea de dominio público. Esto es lo más importante: que los resultados de la investigación sean de dominio público, de forma que la vacuna pueda ser producida por cualquiera bajo una estricta supervisión internacional.

La financiación puede ser asumida, con apoyo privado y público, por gobiernos individuales o grupos de gobiernos, fundaciones, filántropos y organizaciones globales, como la OMS.

Pero hay que resolver un aspecto ético de vital importancia: ¿Qué beneficio extraordinario debe corresponderle a un laboratorio o a un investigador por descubrir un medicamento que salva vidas y que todas las personas del mundo entero necesitan?

Al mismo tiempo, también deberíamos considerar qué honor y qué reconocimiento global debemos dar a los descubridores y a los laboratorios que consideren sus hallazgos de dominio público, incondicionalmente, sin cargo, o a precio de coste.

En este sentido, podemos inspirarnos en un precedente: La historia de la vacuna contra la polio. En 1950, la polio era una enfermedad terrible, causada también por un virus, que afectaba a los niños (aproximadamente 20 mil casos por año), causando parálisis de por vida. Jonas Salk (1914-1995), un biólogo estadounidense, descubrió la primera vacuna contra la polio. Para desarrollar esta vacuna, recibió una subvención de una fundación del presidente Roosevelt financiada con donaciones de millones de estadounidenses. Para lograr el éxito, contó con la participación de 1,4 millones de niños, en los que se probó la vacuna.

Los investigadores que desarrollan innovaciones terapéuticas como las vacunas, necesitan la cooperación de todos. Una vacuna solo puede funcionar si se inocula a gran escala. Salk nunca patentó su descubrimiento. No exigió royalties. Todo su interés se centraba en extender la vacuna lo más ampliamente posible.

Este es un buen momento para establecer una norma mundial que evite que nos ciegue el dinero y olvidemos la vida de miles de millones de personas.

– Firmo para que la futura vacuna Covid 19 se ponga en dominio público.

PRIMEROS FIRMANTES

1. Catherine Belzung, Professeure en neuroscience, Université de Tours et Membre Senior de l’Institut Universitaire de France, France.
2. Antonine Nicoglou, Maîtresse de conférences en Philosophie à la Faculté de Médecine, Université de Tours, France.
3. Luigino Bruni, Professeur en Historie de l’Economie, LUMSSA, Rome, Italie, Fondateur de l’Ecole d’Economie Civile.
4. Muhammad Yunus, Professor, Nobel Prize of Peace 2006, Bangladesh.
5. Stefano Zamagni, Professeur en Economie à l’Université de Bologne, Italie, Président de l’Académie Pontificale des Sciences Sociales.
6. Mariana Mazzucato, Professor in the Economics of Innovation and Public Value, Founding Director, Institute for Innovation and Public Purpose, University College London, Londres, Royaume Uni.
7. Cristina Bicchieri, S. J. P. Harvie Professor of Social Thoughts and Comparative Ethics, Université de Pennsylvanie, Directrice du “Center for Social Norms and Behavioral Dynamics”, USA, et Honorary Fellow, Wolfson College, Cambridge.
8. Jeniffer Nedelsky, Professor of Law and Political Sciences, University of Toronto, Canada.
9. Jeffrey Sachs, Professor in Economics, Université de Columbia, New York, USA, Consultant du Secrétaire Général des Nations Unies.
10. Didier Sicard, Professeur émérite de médecine à l’Université Paris Descartes, France, Président du Comité consultatif national d’éthique (jusqu’en 2008).
11. Philippe Huneman, DR, Institut d’Histoire et de Philosophie des sciences, CNRS. Paris I Sorbonne, France.
12. Alain Caillé, professeur émérite de sociologie à l’université Paris-Ouest-La Défense, fondateur et directeur du Mouvement anti-utilitariste en sciences sociales (MAUSS) et co-promoteur du Manifeste convivialiste I et II (France).
13. Rev. Mons. Robert J. Vitillo, Secretary General, International Catholic Migration Commission, Geneva, Suisse.
14. Dominique Quinio, Présidente des Semaines sociales de France, France.
15. Ghassan Moukheiber, Lawyer, former member of Parliament, Human rights and anti corruption activist, Beirut, Liban.
16. Grammenos Mastrojeni, Senior Deputy Secretary General of the Union for the Mediterranean, Diplomat, Professor, Ecrivain, Italie.
17. Jeong-Woo Kil, PhD, former Member of the National Assembly, former Publisher of the JoongAng Daily, Korea.
18. Myoung-Ock Ahn, MD,PhD,DrPH, former President of the Korean National Medical Center, former Member of the National Assembly, Korea.
19. Marie-Jo Thiel, Professeure, Université de Strasbourg, France, Directrice du CEERE.
20. José Manuel Pureza, Membre et Vice-President du Parlement Portugais, Portugal.
21. Dr.Kezevino Aram, President, Shanti Ashram, Founder, International Center for Child and Public Health, Coimbatore, Inde.
22. Aloysius John, Secretary General, Cartias Internationalis, Rome, Italie.
23. Jérôme Vignon, Président de l’Observatoire national de la pauvreté et de l’exclusion sociale et de l’Observatoire national de la précarité énergétique, France.
24. Roberto Battiston, Full Professor in Physics, Université de Trente, Italie, Past President ode l’Agence Spatiale Italienne.
25. Sandro Carrara, IEEE Fellow, Editeur-en-Chef de IEEE Sensors Journal, Maître d’Enseignement et de Recherche (MER), École Polytechnique Fédérale de Lausanne, Suisse.
26. Cristina Calvo, program Director à l’Université de Buenos Aires, Argentine.
27. Pasquale Ferrara, Diplomate, Adjunct Professor of Diplomacy, LUISS – Rome; International Relations, IUS – Figline Incisa Valdarno (Florence), Italie.
28. Francis Eustache, Professeur, Directeur de l’unité INSERM-EPHE-UNICAEN U1077 “Neuropsychologie et Imagerie de la Mémoire Humaine” (NIMH).
29. Gennaro Iorio, Professor in Sociology, Directeur du département de Sciences Politiques sociales, Università de Salerne, Italie.
30. Stephan Schulmeister, economiste, Université de Vienne, Autriche.

_________________________
Fuente: https://ciudadnueva.com.ar

El Grupo Editorial Ciudad Nueva tiene un compromiso: contribuir, mediante sus publicaciones, a la fraternidad universal. Este compromiso implica la defensa de valores como el diálogo, la paz, la solidaridad, la justicia, los derechos humanos, la diversidad, la tolerancia.