Los obispos colombianos instan al Gobierno y a las FARC a respetar los Acuerdos de Paz de La Habana

33a Semana Nacional de la Paz en la Iglesia del país.

Jesús Bastante

07 septiembre, 2020, 4:01 pm
3 mins

“La 33 Semana Nacional de la Paz nos lleva a reflexionar sobre la vergonzosa violación de los derechos humanos que desgraciadamente se produce en la época actual y la necesidad de proclamar la igual dignidad de todos, sin discriminación alguna”. Los obispos colombianos han hecho un llamamiento al Gobierno y a las FARC a recuperar el espíritu de los Acuerdos de Paz de La Habana, que pusieron punto y aparte a medio siglo de violentos enfrentamientos que causaron más de 200 mil muertos, 45 mil desaparecidos y 7 millones de desplazados.

“La paz es un bien común y una herencia con la que todos debemos comprometernos. Exhortamos a todos los implicados en el conflicto a deponer las armas y los invitamos, junto con el Gobierno, a cambiar esta historia de muerte y destrucción iniciando un diálogo y salvando la credibilidad del Acuerdo de La Habana”, sostuvieron en un largo comunicado los obispos de la provincia eclesiástica de Cali, en Colombia, que incluye a las diócesis de Palmira, Carta, Buga y Buenaventura.

En el mismo, insisten en que “el clamor por el respeto a la vida, por el cuidado y la protección de la juventud colombiana debe ser escuchado y traducido en un pacto colectivo eclesial, social y nacional que ofrezca a todos la oportunidad de participar en la construcción de un país más equilibrado e inclusivo”.

LLAMAMIENTO PARA LUCHAR JUNTOS CONTRA EL CORONAVIRUS

La nota también aborda otros temas relevantes, en primer lugar, el de la pandemia de Covid-19. El llamamiento de los obispos, en particular, es luchar juntos contra el virus, sobre todo “dando cuenta de la esperanza cristiana”, es decir, “abriendo la mente, el corazón, los talentos y los recursos a la búsqueda de una mayor igualdad entre los que tienen más posibilidades y los que no las tienen para sobrevivir y construir su futuro”.

La esperanza de los obispos es que la pandemia pueda traducirse en una gran enseñanza global, transformándose “en el cuidado de nosotros mismos, de nuestra familia, del prójimo, para que podamos aprender realmente a vivir juntos en solidaridad y atención”. Al mismo tiempo, la Iglesia de Cali expresa su agradecimiento al personal médico, a las instituciones y a los medios de comunicación por la forma en que trataron y gestionaron la emergencia causada por el coronavirus. (Jesús Bastante/Agencias)

_________________________
Fuente: www.religiondigital.org

Escribe habitualmente para el medio online español Religión Digital.