Mujeres refugiadas se encuentran para contar sus historias en el evento anual de Voices of Faith

La educación es una respuesta humanitaria cada vez más importante, ya que en la actualidad los refugiados permanecen desplazados por un promedio de 17 a 21 años.

Servicio Jesuita a Refugiados

06 marzo, 2018, 5:00 pm
5 mins

Conferenciantes de alto nivel y panelistas procedentes de contextos extraordinarios se reunirán en Roma con motivo del Día Internacional de la Mujer (jueves 8 de marzo), en el evento anual de historias de Voices of Faith (Voces de Fe) para compartir sus fascinantes relatos y hablar sobre el tema previsto para este año: “Por qué las mujeres tienen importancia”.

Voices of Faith quiere hacerse eco de las voces de poderosas mujeres de fe. Entre ellas, Elisa Orbananos Hernando, responsable de Programas Regionales del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) en Grandes Lagos, y Joana Gomes, directora de proyecto del JRS en el Chad, quienes compartirán sus experiencias sobre el terreno.

Elisa ha trabajado para mejorar el acceso de los niños y niñas desplazados a la educación, apoyado a mujeres afectadas por la violencia de género, gestionado proyectos de atención pastoral, y ha dirigido proyectos complejos en algunas de las crisis más difíciles del mundo. Joana está trabajando para mejorar las oportunidades educativas de las niñas, ayudar a las comunidades a ver a las mujeres de manera diferente y enfrentarse a tradiciones socioculturales y roles de género en contextos donde se limitan las oportunidades para las niñas.

Por primera vez, Voices of Faith será transmitida en vivo y en directo desde Roma al Centro de Enseñanza Arrupe en el campamento de refugiados de Dzaleka, Malawi, en colaboración con el Servicio Jesuita a Refugiados.

En el evento del año pasado, la Dra. Mireille Twayigira contó su historia de cómo, contra todo pronóstico, huyó del genocidio en Ruanda y de la guerra en la República Democrática del Congo, y cómo llegó a graduarse por la Facultad de Medicina de la Universidad de Shenyang, en China. Como ex estudiante refugiada de una escuela fundada por el JRS en el campo de refugiados de Dzaleka, Mireille es un ejemplo del impacto que la educación puede tener en la vida de las personas desplazadas e hizo un vehemente llamado en favor del acceso a la educación para los refugiados.

Este año, escucharemos las voces de mujeres que han sido modelos de comportamiento femenino, que nos llegan directamente del campamento. Las mujeres jóvenes en el campo de refugiados de Dzaleka son realmente resilientes, apasionadas y están comprometidas a marcar una diferencia en sus nuevas comunidades, así como en el ámbito global. Defienden que haya más niñas refugiadas que accedan a la educación y sus voces deben ser escuchadas.

Escucharemos las historias de mujeres jóvenes del campamento, entre otras, la de Perfect Bazahica, una refugiada que huyó de su Burundi natal tras el asesinato de sus padres durante el conflicto. Ahora es estudiante en Dzaleka y cree que el acceso a la educación superior es crucial para que los refugiados reconstruyan sus vidas.

“Dzaleka es un lugar donde las personas más educadas y talentosas, gente con habilidades, pueden llegar a perder la esperanza. La vida después de la escuela secundaria siempre es difícil para las jóvenes como yo. Si estas no tienen la oportunidad o los medios para ir a la universidad, entonces nos encontraremos con que las chicas caen en la prostitución, o bien quedan embarazadas o se casan a una edad temprana”.

En el JRS sabemos que la educación ayuda a empoderar a las mujeres para hacer valer sus derechos y fortalecer su protección. Promueve la igualdad y la plena participación en todas las decisiones sobre sus vidas y mejora su situación social y económica, así como la de toda la comunidad. La educación es una respuesta humanitaria cada vez más importante, ya que en la actualidad los refugiados permanecen desplazados por un promedio de 17 a 21 años.

A pesar de la realidad del desplazamiento, refugiadas como Mireille y Perfect se están convirtiendo hoy en poderosos agentes de cambio gracias a la educación. Mañana podrían ser líderes del cambio en el mundo.

_________________________
Fuente: http://es.jrs.net

El Servicio Jesuita a Refugiados es una organización católica internacional que trabaja en más de 50 países, con la misión de acompañar, servir y defender los derechos de los refugiados y desplazados forzosos.