Religiones y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La conferencia que busca motivar para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible e impulsar el papel de las religiones para su consecución.

Valeria Méndez de Vigo

24 abril, 2019, 12:22 pm
10 mins

Organizada por el Dicasterio de Desarrollo Humano Integral y el Pontificado para el Diálogo Interreligioso en el Vaticano, los días 7, 8, y 9 de marzo de 2019, la Conferencia Internacional sobre el tema las “Religiones y los Objetivos de Desarrollo Sostenible” reunió a representantes de diferentes organismos de Naciones Unidas y cardenales, dirigentes de la Iglesia católica, también de otras religiones/confesiones, incluida la judía, islámica, hindú, budista, sikh, jaimista y otras, así como a expertos en desarrollo.

El objetivo de la conferencia era motivar para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) e impulsar el papel de las religiones para su consecución, desde la convicción de que todas las personas e instituciones son necesarias para su realización. Y, entre ellas, las religiones juegan un importante papel.

Al participar en la conferencia, he sacado las siguientes conclusiones:

1. Muy valiosa la iniciativa en sí de unir a las religiones en un acto de elevado nivel en favor de los ODS por las siguientes razones.

Otorga visibilidad al papel de las religiones en sí y de las comunidades u organizaciones de fe (faith-based organizations), en su labor de lucha contra la pobreza y en favor del desarrollo. Esto construye narrativa interna (como nos vemos como comunidades de fe) y frente a terceros: Naciones Unidas y otros. Se puso de manifiesto también el muy relevante papel de las organizaciones religiosas en gran parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por ejemplo, ocho de cada diez personas en el mundo se consideran religiosas; las religiones se ocupan del 50% de las escuelas, el 64% en el África subsahariana; sus inversiones ascienden al 12% del capital mundial y gestionan un tercio de las instituciones sanitarias en todo el mundo.

Es un buen ejemplo para el mundo (y para nosotros). En una situación en la que en muchos países y lugares del mundo está en boga el fundamentalismo y populismo bajo diversas formas (hinduismo radical, yihadismo en múltiples países, xenofobia creciente en diversas naciones de Europa contra musulmanes e Islam, antisemitismo, etc.) resulta ilusionante ver a líderes y personas de diferentes religiones y tradiciones religiosas trabajar y debatir unidas por las mismas causas. El mensaje que se lanza, solo con el ejemplo, es potentísimo.

El evento, en consecuencia, tiene, en mi opinión, un valor también simbólico, más allá de las temáticas, las ponencias, los contactos o los planes de acción que puedan surgir, de tratar de llegar a entendimientos comunes entre diferentes tradiciones religiosas. Y esto, en los tiempos de división, tomando como justificación la religión en tantas ocasiones, me parece poderosísimo. Énfasis en la conferencia en recuperar el carácter profético de las religiones y de crear movimientos porque somos comunidades de fe.

2. Dentro de las diferentes religiones, resultan llamativas las experiencias y pensamientos comunes, en particular, para mí, el sustrato o fundamento moral ético y filosófico en el que basan su concepción del mundo, del “otro” y del desarrollo.

Quizás esta sea una de las aportaciones más ricas que las religiones pueden entregar al debate de los derechos, del desarrollo y del campo humanitario. Se ha destacado mucho además la Laudato Si’ y el reciente Documento sobre la fraternidad humana, por la paz mundial y la convivencia común suscrito por el Papa Francisco y Gran Imán de Al-Azhar Ahmad Al-Tayyeb.

Fueron muy numerosas las referencias de los distintos líderes al trabajo en ODS como imperativo religioso y moral. Según el Dr. Gunnar Stålsett, del obispo emérito de la iglesia de Noruega, “trabajar por la consecución de los ODS es un ejercicio espiritual y un imperativo moral. Todas las personas han sido creadas a imagen y semejanza de Dios y comparten responsabilidad en la Creación de Dios”.

3. Muy llamativa también la coincidencia y sustrato común en los temas de paz y reconciliación y ecología, o cuidado de la casa común, muy conectados a la espiritualidad de las diversas tradiciones religiosas.

Extraordinaria la influencia de la Laudato Si’ en el mundo religioso, citada constantemente por todos los ponentes, no solo los cristianos.

4. Muy interesante la variedad de temas, de ponentes y de participantes. Los temas, agrupados en las 4P: personas, planeta, prosperidad, partnerships (people, planet, prosperity, peace and partnerships).

Tal y como se expone en el programa, las temáticas principales fueron, agrupadas en torno a Personas y Planeta, las de seguridad alimentaria, agua, salud y cambio climático; en torno a Prosperidad, trabajo, producción, consumo, energía; en torno a la Paz, las relativas a paz y reconciliación; y las relativas a Partnerships, desde la convicción de que no pueden lograrse los ODS sin el concurso de todos.

Gran variedad de panelistas, desde representantes religiosos de alto nivel, hasta figuras como Vandana Shiva, la conocida activista ecologista de la India, o altos representantes de Naciones Unidas o representantes de gobiernos (la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores de Alemania fue una de las panelistas destacadas). Interés por reflejar y sumarse a las inquietudes de la gente joven con dos panelistas jóvenes que hablaban sobre ecología y cambio climático, muy en relación con los movimientos estudiantiles que se están dando en Europa y otros lugares del mundo, liderados por la joven activista Greta Thunberg.

5. Interesante la utilización del arte como conector en el evento de la primera noche. Arte y cultura como conectores.

El primer día hubo un evento cultural, un concierto de la orquesta Simón Bolívar, de Venezuela, cuyos miembros son jóvenes en situación de exclusión social. También actuaron juntos un cantante árabe y otro judío, en el Vaticano, junto a un bailarín que fue refugiado, un pianista japonés, etc. También en la jornada participó una artista, Vanessa Smith, que fue dibujando en un gran mural, al fondo del aula magna, las conclusiones que iban saliendo de las ponencias. Todo ello, símbolo de que el arte nos conecta en nuestra diversidad y que puede ser conector también para el desarrollo sustentable.

6. De particular relevancia me pareció la audiencia con el Papa y su mensaje.

Destacaría la concepción del desarrollo humano, centrado en todas las personas en todas sus dimensiones y sus llamadas a comprometerse con los ODS que se sustentan en “nuestros más profundos valores religiosos y éticos”, o la potente llamada a una “conversión ecológica”.

PAPEL DE LAS RELIGIONES EN LOS OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

En palabras de Sr. Sheila Kinsey FJJM, que a su vez parafrasea al Papa Francisco: “No podemos posponer ciertas agendas para el futuro. El futuro nos exige tomar decisiones cruciales a la vista de conflictos en todo el mundo y el creciente número de personas excluidas. Las religiones tienen la capacidad global de estar presentes y de hacerse cargo de muchos de estos asuntos”.

Se incluyen a continuación los vínculos a las ponencias diarias de la conferencia (grabación completa):

7 de marzo, día 1, por la mañana.
7 de marzo, día 1, tarde.
8 de marzo, día 2, por la mañana.
8 de marzo, día 2, tarde.
9 de marzo, día 3, primera parte.
9 de marzo, día 3, segunda parte.

* Valeria Méndez de Vigo es Coordinadora de Redes, Promoción y Comunicación de la Secretariado de Justicia Social y Ecología. Junto a ella en la conferencia estuvieron Pedro Walpole sj, coordinador de Ecojesuit, y Rigobert Minani sj.

_________________________
Fuente: www.ecojesuit.com

Coordinadora de Redes, Promoción y Comunicación de la Secretariado de Justicia Social y Ecología. Escribe para Ecojesuit.