Revista Mensaje N° 694: «Informe sobre abusos en la Iglesia: Una ventana de esperanza»

Dieciséis académicos de la P. Universidad Católica examinaron los abusos cometidos por miembros de la Iglesia y su contexto, abriéndonos a la interrogante acerca de qué debiera ocurrir para que se recupere la confianza en esta.

Ana María Stuven

13 noviembre, 2020, 12:39 pm
24 mins

El documento “Comprendiendo la crisis de la Iglesia en Chile”, elaborado por una comisión ad hoc a petición del Rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez, es el fruto de un trabajo interdisciplinario de dieciséis académicos UC durante un período de dos años. Si bien responde a la exhortación del papa Francisco a que se realicen contribuciones que permitan comprender y superar la crisis eclesiástica católica, vale la pena destacar que el estudio surgiera desde el interior de una institución de Iglesia, lo cual asigna a la iniciativa un especial valor, en circunstancias de que la misma jerarquía católica ha tendido a callar sobre el tema.

El equipo, liderado por el Decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Eduardo Valenzuela, revisó una enorme cantidad de fuentes, que incluyen la documentación disponible respecto de causas terminadas en tribunales civiles y bibliografía especializada. Realizó además gran cantidad de entrevistas a expertos, víctimas y testigos que tenían conocimiento sobre este problema. Pudo también comparar la información obtenida con los documentos evacuados por comisiones internacionales, como las convocadas en Estados Unidos, Australia, Alemania y Holanda, lo cual permitió una primera gran conclusión: el fenómeno del abuso sacerdotal afecta a la Iglesia universal y responde a un patrón de abusos y de respuesta a los mismos de características muy similares en todos los países. En efecto, la literatura ha puesto atención en los aspectos institucionales y situacionales que favorecen el abuso en contexto eclesial. Se habla de una cultura institucional apoyada en una cierta eclesiología, es decir, en enseñanzas sobre la naturaleza de la Iglesia y su misión.

El caso chileno es considerado especialmente grave, no solo por el número de casos y la gravedad de los mismos, sino por su encubrimiento y la ausencia de denuncias formalmente respaldadas por la autoridad eclesiástica. Se concluye que la Iglesia chilena ha actuado muy por debajo de las recomendaciones internacionales en términos de reparación, prevención, claridad y decisión en el apoyo y protección a las víctimas, con la excepción del espacio provisto por la Comisión Scicluna-Bertomeu que, como se sabe, fue una respuesta tardía a demandas y denuncias que no habían sido atendidas por la autoridad eclesiástica ni por los representantes del Vaticano. Entre las conclusiones de la Comisión Scicluna-Bertomeu se confirma la existencia de una “cultura del abuso y del encubrimiento” (p.10), lo que da cuenta de un proceso profundamente arraigado, de larga data. El documento de la Universidad consigna: “Casi en todo ha prevalecido el uso discrecional de la autoridad de obispos y superiores, el espíritu de cuerpo del clero y de las congregaciones religiosas y la pasividad completa de los laicos” (p. 10).

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Historiadora, PhD Universidad de Stanford, profesora titular PUC y UDP.