Revista Mensaje N° 705. «Debate constituyente: Nudos y expectativas»

Con el temario ya delineado, van alcanzando mayor nitidez los puntos que podrían resultar más controversiales cuando la Convención Constitucional enfrente la tarea de redactar su propuesta final del 5 de julio de 2022, que luego someterá a plebiscito. Mensaje habló con convencionales sobre algunos de estos temas.

Juan Rauld

29 diciembre, 2021, 11:50 am
16 mins

El 6 de enero comenzarán los debates en las siete comisiones temáticas de la Convención Constitucional. Tras más de cinco meses de funcionamiento —se inició el pasado 4 de julio—, ya se observan con claridad varios de los nudos de las discusiones dirigidas a redactar las propuestas, según el cronograma aprobado. Este ya fue definido, etapa tras etapa, ajustado a las exigencias de los plazos constitucionales. La calendarización de las tareas, según ratificó públicamente su presidenta, Elisa Loncon, apunta a que el 5 de julio de 2022 se presentará al país el texto final de la nueva constitución.

Así, desde comienzos del próximo mes, los 154 constituyentes deberán principalmente abordar los puntos señalados de manera específica en el reglamento de la Convención para cada una de las comisiones. En ese temario se puntualiza más de un centenar de temas a tratar, en los que se detectan los ítems críticos del debate. Estos podrán adquirir mayor o menor realce, según sean abordados para obtener los acuerdos de dos tercios que se exigen para el articulado constitucional.

Todavía no se han iniciado los intercambios formales de opinión, pues las sesiones se han destinado básicamente a escuchar a centenares de personas y organizaciones que han pedido audiencia: de hecho, solo la comisión sobre sistema político ha destinado tiempo oficial a que cada integrante dé a conocer sus opiniones sobre los temas. Sin embargo, las veinte semanas de interacción han permitido a los convencionales confirmar o modificar sus percepciones acerca de si los conocidos posicionamientos políticos o doctrinarios representan cercanía, distancia, acuerdo o confrontación en las posturas. Todo esto, por cierto, es aún un terreno en exploración, en un escenario de infinidad de materias.

Sobre los derechos y su resguardo

Una temática que ha tenido relevancia desde el inicio del debate constitucional es la de los derechos sociales. Está radicada en la Comisión sobre Derechos Fundamentales, en la cual se espera que los debates más complejos se den en el derecho a la “Salud en todas las políticas con enfoque en los determinantes sociales”, los “derechos sexuales y reproductivos”, el “derecho a la vivienda, a la ciudad, a la tierra y al territorio” o el derecho a la propiedad, entre otros.

A juicio de Benito Baranda (Independientes No Neutrales), en el centro se encuentra la discusión sobre el rol del Estado, respecto del cual una mayoría de la Convención “espera un rol no subsidiario, sino que más activo”. Cuestión central es cómo puede plantearse su exigibilidad, es decir, cómo pueden ser garantizados en la práctica. Para esto se visualizan distintos mecanismos, que han sido esbozados durante la treintena de audiencias que ha habido: se puede habilitar vías para que se recurra a la justicia, o bien se puede establecer un “Defensor del Pueblo” como intermediario que accione ante el poder público o la justicia y fije plazo de cumplimiento. “Implica que el Estado debe contar con recursos y capacidad para organizar manera gradual el acceso a esos derechos”, indica Baranda, quien advierte que se debe tener a la vista casos como el de Colombia, “donde específicamente el derecho a la salud no ha funcionado adecuadamente, pues principalmente lo han aprovechado personas con recursos suficientes para acceder a abogados y eso está reventando el sistema de salud”

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Periodista. Editor de Revista Mensaje.