Revista Mensaje Nº 696: «Por qué el proceso constituyente es “refundacional”»

El primer sentido del proceso de la nueva Constitución es su dimensión histórica o, dicho de otra manera, la respuesta a una situación de crisis histórico estructural de sociedad chilena.

Manuel Antonio Garretón

05 febrero, 2021, 2:44 pm
20 mins

El proceso constituyente generado por el acuerdo nacional en noviembre de 2019 y ratificado por el Plebiscito de octubre de 2020, corresponde a lo que se denomina un momento constitucional, es decir, a un proceso por el cual la sociedad redefine su texto constitucional. Aquí cabe distinguir entre el concepto de “constitución” como el modo en que la sociedad se produce o se constituye a sí misma, y el texto constitucional que establece principios y normas, respecto de ese modo de constituirse la sociedad. Esto permite a su vez, distinguir entre momento fundacional o refundacional, que alude al modo de constitución de la sociedad, y momento constitucional en que se genera un cambio sustantivo en el texto constitucional. Así, la dictadura militar estableció un nuevo orden económico social y consagró un orden neoliberal con papel subsidiario del Estado y un poder desmesurado del mercado y lo privado, y lo consagró en un nuevo texto constitucional que impuso fraudulentamente.

A diferencia de otros países latinoamericanos que sufrieron dictaduras similares a la chilena, Chile no acompañó su transición a un régimen democrático con un momento constitucional propiamente tal. No inició un proceso refundacional, sino que solo realizó reformas al texto constitucional. Es cierto que estas significaron correcciones que permitieron crecimiento, mejoramiento de las condiciones materiales sobre todo de sectores populares y superación significativa de la pobreza, pero eso fue al precio de la consolidación y a veces profundización de desigualdades, incertidumbres y creciente endeudamiento de la gente. Únicamente en el segundo gobierno de Michelle Bachelet se esbozaron tanto un proyecto refundacional del orden neoliberal como un momento constitucional, aunque ambos fueron empantanados tanto por la oposición radical de los sectores de derecha como por problemas internos de liderazgo y apoyo en la coalición en el gobierno

Nuestra hipótesis es que el actual proceso constituyente que culminará con un nuevo texto constitucional abre la posibilidad de un proceso, siempre progresivo y de largo plazo, refundacional, que transforme el modo de constituirse la sociedad.

LA RESPUESTA A UNA CRISIS INTEGRAL

El primero de los significados del proceso constituyente es su dimensión histórica o, dicho de otra manera, la respuesta a una situación de crisis histórico estructural de la sociedad chilena, de su modo de constitución como sociedad. El problema de la legitimidad de la actual Constitución existe desde su instalación en 1980 y las reformas que a ella se hicieron estaban amarradas por los límites constitucionales, y las demandas no encontraron cauce en la política institucional. Ello se expresó en dos aspectos que en el estallido se entrelazaron: distanciamiento de lo político, que se expresaba en protestas autonomizadas de diversas representaciones —que combinaban dimensiones de individualización competitiva con grandes movilizaciones colectivas— y en el rechazo del orden socioeconómico.

Paradojalmente, la salida inicial a la crisis viene de la política, probablemente rubricando un cambio en la tradicional imbricación entre política institucional y sociedad hacia formas de intermitencia caracterizadas secuencialmente por movilizaciones sociales, respuesta de la política e involucramiento de la ciudadanía política. De ahí el doble carácter del proceso constituyente, como proceso movilizador de reconstitución de actores sociales y de relaciones entre política y sociedad y como oportunidad de construcción de un nuevo orden social que se plasma en un texto, abriendo así una respuesta a la crisis de la sociedad chilena en los dos aspectos señalados: crisis de comunidad política y de modelo de sociedad.

Este contenido está disponible sólo para los suscriptores activos de Revista Mensaje. Si eres suscriptor, ingresa aquí, o bien, sigue aquí las indicaciones para suscribirte o renovar tu suscripción a nuestra revista.

Sociólogo. Profesor Universidad de Chile. Integrante del Consejo Ampliado de Revista Mensaje.