Observación

Por Gonzalo Oliveros Navarro
A veces a la política hay que darle una dosis de audacia, y más cuando ella redunda en beneficio nacional.