Solemnidad de Pedro y Pablo: el Pontífice bendice los palios

“Dios no nos olvida ni antes ni ahora. Él nos envía su Espíritu, para que salgamos del abismo en el que nos encerramos, y nos pongamos, con la ayuda de su gracia, a compartir “la alegría y la esperanza, la tristeza y la angustia de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de los afligidos”.




Nuestros miedos

¿A qué viene Francisco?






logo

Suscríbete a Revista Mensaje y accede a todos nuestros contenidos

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0